PILAR COSSÍO (Santander, 1950)

“Rue de Florence (Les années toscanes)”

Tras su paso por el Museo de Bellas Artes de Santander, la Galería de Arte Fernando Silió acogerá el próximo el 27 de mayo una selección de los últimos trabajos de la fotógrafa Pilar Cossío. La cita coincide con el 18 aniversario de la galería, que fue inaugurada un 28 de mayo de 1988, y que desde entonces ha sabido combinar el apoyo a los artistas emergentes con un programa expositivo en el que se dan cita algunos de los nombres más reconocidos del panorama artístico actual.

En general, las obra de Pilar Cossío encarnan un disfrute del momento presente. Su cosmopolitismo, sus constantes desplazamientos de una ciudad a otra, suponen un desplazamiento mental por los límites de la memoria y de la propia experiencia personal, que trata de fijar en este momento presente a través de un ideario iconográfico propio, en el que se reiteran de forma casi obsesiva las imágenes del rinoceronte, los zapatos, los aviones, las ciudades, y sobretodo ello, el elemento femenino, a veces mostrado claramente, a veces disimulado, ausente o huido, pero siempre presente en su obra. Incluso, con frecuencia, las mismas figuras aparecen en diferentes obras de manera que, esas imágenes determinadas, elegidas entre otras muchas disponibles, se convierten en imágenes casi genéricas, lo que vendría a indicar el interés de la autora no por su propia individualidad como símbolo, sino por el valor de dicha imagen como continente de significados, es decir, su posibilidad de encarnar diversas significaciones y de convertirse en una imagen metafórica.

Pese a este gusto por lo genérico, cada una de sus obras tiene su propia magnitud, y queda rotundamente compensada con el ritmo acelerado de las imágenes que contienen. Son miradas rápidas, centelleos captados con el rabillo del ojo, que se extienden en las obras colindantes, que conducen de unos lugares a otros, prolongándose conceptual, espacial y temporalmente. Este dinamismo avanza sin solución de continuidad, como cuando alguna de las imágenes desborda el soporte para invadir el muro, escapa a través de un espejo o se refleja, repitiéndose en las sombras de la pared, en lo que constituye uno de los emblemas formales más rotundos de su trabajo.

Para la ocasión, se ha editado un catálogo de la exposición con las colaboraciones de la Galería parisina “” y de Daniel Soutif, ex director de Centro G. Ponpidou de París.

Tras licenciarse en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona y en Bellas Artes por la Academia de Bellas Artes de Florencia, Pilar Cossío ha sido artista residente en la Universidad de El Cairo, en la Fundación The Delfina Studios Trust de Londres y en la Academia de EspaĖa en Roma. Con un itinerario expositivo de notable proyección internacional, su presencia ha sido constante en importantes centros de arte de numerosas ciudades europeas: Turín (Galleria Paolo Tonin), Roma, Madrid (Galería May Moré), Mónaco (Spazio Replay, Montecarlo), París (Galerie Weyler y Space Pierre Cardin), Florencia, Londres, Colonia, Siena (Abbazia di Spinetto), Barcelona o Nápoles. Así, en la actualidad podemos encontrar creaciones suyas en colecciones tan significativas como la de la Academia EspaĖola de Roma, el Delfina Studios Trust Foundation de Londres, la Mugar Collection de la Universidad de Boston, la Carol Golberg Collection de Nueva York, la Miler Tihomir Collection de Lugano, la Pinacoteca de Subiaco del Monasterio de Santa Escolástica de Roma, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid o la Academia de Bellas Artes de Florencia, la de Puertos del Estado, o el Ministerio de Fomento, además de en diversas colecciones de Cantabria, como la del Museo de Bellas Artes de Santander, la Consejería de Cultura, Caja Cantabria, Setelsa o los fondos del Puerto de Santander.