FRANCISCO SUÁREZ

12 Junio / 07 Julio, 2010

Francisco Suárez (León, 1965) vuelve a mostrar su trabajo en la Galería Juan Silió, bajo el título “La casa del mediodía”. Este artista, cuya obra ya ha sido expuesta en la galería en los años 2005 y 2007, nos presenta en esta ocasión sus últimas pinturas, todas fechadas en el presente año, en las que sin duda se observa un giro en su trayectoria.

En primer lugar, resulta muy evidente que hay un regreso al color y a la luz, que habían sido arrinconados en los últimos años. Ha dado por terminada una etapa introspectiva, silenciosa y nocturna y ahora se entrega sin reservas a la luminosidad, a los contrastes violentos y a la brillantez del color. Hay en estas obras una energía vital puesta en el acto de pintar que contagia al espectador.

Además, si las pinturas anteriores se caracterizaban por estar construidas de un modo riguroso, mediante líneas verticales y horizontales, en éstas que ahora presenta hay una libertad mucho mayor en la construcción y se incorporan al cuadro toda clase de elementos, líneas diagonales, curvas, campos de color e, incluso, formas con claras connotaciones figurativas.

Pero hay otro cambio significativo. En estas obras reaparece la huella del artista, el trazo, la pincelada si se quiere. Y esto supone ciertamente una novedad porque en su trabajo anterior -durante la última década, incluso- existía un verdadero empeño en conseguir que la mano, la gestualidad, desapareciese de la superficie del cuadro, es decir, que pareciese que la obra se hacía sin la intervención directa del artista. Éste permanecía siempre oculto tras la geometría y el azar, que eran quienes en última instancia determinaban la apariencia final de la imagen.

Por el contrario, en esta nueva etapa ese distanciamiento ya no existe. El autor reaparece en la obra y lo hace como un pintor en el sentido más tradicional –por qué no decirlo-, construyendo la pintura, distribuyendo el color, creando tensiones, texturas, y en fin, disfrutando de la pintura para hacer disfrutar de la pintura.

En cualquier caso, no debemos pensar en una ruptura radical ya que, a pesar de todas estas novedades, se sigue apreciando el sello inconfundible de este artista. Muchos de los elementos característicos de su pintura siguen presentes, pero en estos lienzos se les suman otros con una libertad, una fuerza y una alegría que seguramente eran desconocidas hasta ahora en su trabajo.

Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, Francisco Suárez se ha convertido en asiduo de certámenes como la Mostra Unión FENOSA, el Certamen de Pintura de la UNED, la Bienal de Zamora y los Premios Bancaixa (2001, 2002 y 2004). Premio L’Oreal en 2004, ha participado en ferias como ARCO, ArteSantander o ArtSalamanca y fue uno de los participantes en el Taller de Pintura organizado por la Fundación Botín en la finca Villa Iris y dirigido en 2004 por Juan Uslé. Su obra se encuentra presente en el Museo del Grabado Español Contemporáneo y en las colecciones de Arte Contemporáneo de la Universidad de Salamanca, la UNED en Madrid, la Diputación de León y las Caja España y Caja Duero. Recientemente su obra se ha incorporado a la prestigiosa Colección Arte Contemporáneo, que alberga el Museo Patio Herreriano de Valladolid y en 2008 el Instituto Leonés de Cultura le dedicó una amplia exposición en la que se recogía su trayectoria de los últimos años.